07 octubre 2006

37.

1. "Los cadáveres de dos hombres no identificados y de apariencia extranjera fueron encontrados ayer... las víctimas se encontraban dentro de bolsas plásticas de color negro y fueron localizadas en una canaleta de aguas lluvias, a la orilla de una carretera..." Tenían "evidentes signos de haber sido asesinados por estrangulamiento ya que presentaban marcas en el cuello... debido a sus facciones y color de la piel se supone que son extranjeros y pertenecen a la raza negra. " EDH dice: " Una de las víctimas es de complexión robusta y el otro es delgado; ambos son de piel morena y sus edades oscilan entre los 30 y 37 años. Uno portaba jeans negro, y camiseta blanca. Mientras que el otro tenía ropa deportiva azul y camiseta roja." En una nota del 11 de Octubre EDH informa: "que las víctimas respondían a los nombres de William Indalí Argueta Ramos, de 16 años y José Felícito Parada Márquez, de 21."
.


2. "Carlos Ernesto Mancía, de 32 años de edad fue asesinado... el hombre fue atacado por varios individuos, que se le acercaron y sin mediar palabras lo agredieron."
3. "Julio Alberto Cruz, de 22 años, fue muerto a balazos... presentaba varios impactos de bala."
4. "Sara Nohemí Bonilla, de 33, fue atacada a balazos por desconocidos... Ella iba a su trabajo cuando fue atacada."
5. "Los cuerpos de dos mujeres fueron encontrados ayer por la mañana en un potrero... Las mujeres, de entre 20 y 25 años, tenían varios impactos de bala en el cuerpo... fueron asesinadas en el lugar del hallazgo, esto debido a la cantidad de casquillos que encontraron. "
.

6. "En una humilde vivienda... un anciano fue asesinado por sujetos desconocidos."

.

.

Mi amiga Claudia Hernández, a quien quiero mucho y admiro por su gran talento como escritora, me ha enviado tres de sus cuentos que iré publicando aquí hoy y los próximos días.

HECHOS DE UN BUEN CIUDADANO (PARTE I)
Por Claudia Hernández


Había un cadáver cuando llegué. En la cocina. De mujer. Lacerado. Y estaba fresco: aún era mineral el olor de la sangre que le quedaba. El rostro me era desconocido, pero el cuerpo me recordaba al de mi madre por las rodillas huesudas y tan sobresalientes como si no le pertenecieran, como si se las hubiera prestado otra mujer mucho más alta y más flaca que ella.
Ninguna de las cerraduras había sido forzada. Tampoco había un arma por ningún sitio. Nada había que me diera pistas sobre el asesino, que había limpiado hasta las manchas de sangre en el piso. Ni una sola gota dejó. He visto muchos asesinados en mi vida, pero nunca uno con un trabajo tan impecable como el que le habían practicado a la muchacha, que tenía cara de llamarse Lívida, tal vez por el guiño de lamento que se le había quedado atascado en los labios amoratados.
Como cualquier buen ciudadano habría hecho, no esperé a que apareciera mensaje alguno en la radio o en la televisión, sino que hice imprimir uno en el periódico que decía:


Busco dueño de cadáver de muchacha joven
de carnes rollizas, rodillas saltonas y
cara de llamarse Lívida.
Fue abandonada en mi cocina, muy cerca de
la refrigeradora, herida y casi vacía de sangre.
Información al 271–0122.



Cuatro personas llamaron. El primero –un hombre cuya voz aguda me hizo imaginar de inmediato que tendría las manos muy finas– buscaba un cadáver fresco de hombre: a su familia le habían matado un miembro al que debían dar entierro para poder vivir sin cargos de conciencia. Sabía que yo anunciaba una mujer, pero tenía la esperanza de que los causantes de la muerte de su pariente hubieran decidido también dejar el cuerpo en algún lugar de mi casa, aunque no fuera junto a la refrigeradora. Yo, que sabía que no tenía un solo cadáver más en casa, prometí que lo llamaría si por casualidad llegaban a depositármelo o si podía ayudarlo de alguna otra manera. Me lo agradeció de corazón y me deseó un buen día.
Luego telefoneó una mujer que trabajaba –a juzgar por los ruidos que se adivinaban tras su voz– en una oficina pública. Quería felicitarme. “Ya no hay ciudadanos como usted”, me dijo. No quiso darme su nombre. Colgó cuando insistí en conocerlo para saber a quien agradecer.
La tercera llamada fue de un hombre de voz grave que no hablaba por iniciativa propia, sino de parte de la oficina donde trabajaba. Deseaba saber si había yo tomado medidas de salubridad para evitar contagios en el vecindario. Quedó en enviarme –para que llenara y firmara- una forma en la que me hacía responsable si acaso se desencadenaba una epidemia de muertos en los alrededores.
La cuarta me conmovió. Se trataba de una pareja de adultos mayores que buscaba a su hija –una muchacha llamada Lívida-, que tenía las características de la que yo ofrecía en mi anuncio, pero debía estar viva, no muerta, y con los labios purpúreos, no violáceos.

Después de una semana sin que alguien más la reclamara, creí prudente, aunque no quería, llevarla a la oficina de salud para que se hicieran cargo de ella, pues comenzaba a oler mal pese a mis cuidados y a mis baños con bálsamo y sal de cocina. Se me ocurrió entonces que podía llamar a la pareja y convencerlos de que se trataba de su hija, pero descarté la idea porque me pareció que sería cruel hacerles perder la fe en que su Lívida estuviera respirando aún. Decidí mejor ofrecérselo al hombre de la voz aguda, quien aún no había encontrado el cadáver de su pariente ni lograba tranquilizar a su familia.
Cuando lo tuve al teléfono, le sugerí que aceptara el cadáver que estaba en mi cocina y lo presentara a los suyos -en un ataúd sellado- como el del pariente que habían perdido, así haríamos dos favores: le daríamos entierro a esa niña y calmaríamos a los parientes de él. Aceptó encantado y llegó a recogerlo unas pocas horas después.
Lo reconocí de inmediato por la mirilla, no por el rostro de doliente esperanzado, sino por las manos, que eran tan finas como decía su voz. Abrí. Nos saludamos con un apretón de manos y sin sonrisas, como hacen los viejos desconocidos. Luego de que le di el pésame, me comentó que era yo mucho más alto de lo que había imaginado. No quise continuar con la conversación para evitarle la incómoda situación de tener que decirme que no sabía cómo agradecerme. Sabía que estaba ansioso y que tenía prisa, así que lo conduje a la cocina para entregarle a la muchacha.
Juntos la introdujimos en el ataúd que había él llevado y que llenamos con objetos varios de mi casa para que pesara lo que pesaría el muerto de él si lo hubiera encontrado. Al final, me pidió discreción. Yo se la juré, como cualquier buen ciudadano habría hecho, y le ayudé a cargar el ataúd hasta el automóvil de la funeraria, que nos esperaba fuera.


Comments:
El relato es muy muy bueno.
Saludos.
 
7 Octubre: 8 asesinatos
Acumulados 234
 
Claudia Hernandez, con ese cuento, ya forma parte de la generacion de la muerte.

Que se le va a hacer...
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?