29 octubre 2006

59.

1. Óscar Arturo Alarcón Oliva de 29 años de edad "fue abatido a balazos... El joven, que supuestamente se trasladaba para su trabajo, fue interceptado por desconocidos, quienes utilizaron armas de fuego calibre 9 y 45 milímetros para asesinarlo".
2. "Óscar Alvarado, de 23 años, fue ultimado ayer... Al parecer dos sujetos le salieron al paso y le dispararon a quemarropa.
.
Ayer he abierto un libro que tengo a medio leer sobre mi mesa de noche y decía:

El Dios de los cadáveres
.
De allí marchó al cementerio "Frío Sándalo"(102), a unas diez millas de Bódh-Gayá. Sentándose sobre los cadáveres, permaneció allí cinco años practicando meditación. Su alimento era el alimento ofrecido a los muertos y sus ropas eran las mortajas de los cadáveres. La gente lo llamaba "el Dios de los Cadáveres". Fue aquí donde expuso por primera vez, a los dákiní, las nueve etapas progresivas del Gran Sendero.
.
Cuando sobrevino una época de hambre, una multitud de cadáveres fue depositada en el cementerio sin alimentos ni mortajas (103), y Padma, como llamaremos desde ahora al Gran Gurú, transmutó la carne de los cadáveres en alimento fresco merced al cual subsistió, y la piel de los cadáveres le sirvió como ropaje. Sometió a los espíritus que habitaban el cementerio, convirtiéndolos en sus servidores.
.
102 Este cementerio (Tib. Bsil-Ba-Tshal), donde se dice que Buda pronunció algunas de sus enseñanzas Maháyaná, es uno de los Ocho Cementerios de la antigua India, en todos los cuales, uno tras otro, el Nacido-del-Loto practicó el yoga del sosánika. Sosánika (o "frecuentación de cementerios") es una de las doce ceremonias obligatorias para un bhikshu. Su objeto es el de inculcarle los tres principales fenómenos sangsáricos, a saber: transitoriedad, sufrimiento (o dolor), y vacuidad (o ilusoriedad), por medio del espectáculo de los funerales, los afligidos parientes, las luchas de las bestias de presa por los despojos, y a través del oler la hediondez de los cadáveres en descomposición. Se afirma que el Buddha también praticó el sosánika.
.
103 En esa época era costumbre que los parientes, al depositar un cadáver en un cementerio (o terreno de cremación, o lugar destiando para los cadáveres) colocaran junto a él un gran cacharro de barro lleno de arroz cocido.
.
De El Libro Tibetano de la Gran Liberación en edición de Evans-Wentz.

Comments:
29 Octubre: 2 Asesinatos
Acumulados 335
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?